Si pudieras tener más de 24 horas al día, ¿cuántas horas añadirías? ¿Lo has pensado alguna vez?

¿Cuántas horas extra necesitarías para hacer todo lo que quieres? ¿Dos? ¿Cinco? Tal vez seis serían suficientes. Entonces tendríamos por fin una jornada de 30 horas todos los días. Y dormiríamos más y también haríamos algo de deporte, y tendríamos tiempo libre para pasarlo con la familia y los amigos. Al principio. Luego, una vez acostumbrados a los ritmos del día, volveríamos al problema inicial, con la esperanza de poder alargar la jornada unas horas más.

Debido a las seis horas adicionales, probablemente acabaríamos utilizando tres de ellas para hacer algunas horas extra en el trabajo y ganar un poco más, y las otras tres no serían suficientes para hacer todo lo demás de todos modos.

man leaning his face on his left hand

Para encontrar una solución a este problema, tendríamos que dar un paso atrás y admitir que no sabemos como gestionar nuestro tiempo de la mejor manera posible.

También porque desde pequeños, las horas de nuestros días estaban marcadas por actividades como el colegio, las clases y el tiempo en familia, sobre las que teníamos poco poder de decisión. Y a medida que crecíamos las cosas no mejoraban, en resumen, nadie nos enseñó nunca a gestionar nuestro tiempo.

¿Y por qué no empezar ahora?
Esta fue la pregunta que me hice, sabiendo sobre todo que mi bienestar físico y mental depende de las elecciones que hago cada día. Y de elecciones, según los estudios, hacemos cientos de ellas cada hora.

Así que cogí papel y boli y escribí una lista de cosas que me gustaría hacer cada día, otra lista de cosas que me gustaría empezar a hacer y luego una lista de cosas que me gustaría dejar de hacer (o reducir).

Y esto es lo que salió:

  • 5 horas Trabajar
  • 2 horas Comer (2-3 comidas al día)
  • 3 horas Mover el cuerpo (jugar con el perro, limpiar la casa, un partido con los amigos, actividad física, pasear, montar en bicicleta, bailar, etc.)
  • 4 horas Intereses y Relax (estudiar algo que me apasione, leer, escribir, tocar música, dibujar, cualquier afición, mejorar mi inglés, etc.)
  • 1 hora por la mañana recién despierta, para prepararme para el día (con meditación, estiramientos corporales, lavarse y vestirse..) A esta actividad la llamé Welcome.
  • 8 horas de Sueño.

Y según estos cálculos, quitando las 8 horas que duermo, utilizaría 15 horas de mi día, y aún me sobraría una extra.

Consigo así 16 horas de máxima productividad y eficacia haciendo lo que me hace sentir bien.
8 horas de sueño y 16 horas 100% productivas. Nace así el Método 8.16.

Por supuesto, esta estructura del día está pensada para mí, que trabajo como autónomo y no tengo una jornada laboral de ocho horas diarias.

Pero la ventaja del Método 8.16 es que, en su sencillez, es extremadamente flexible.
Trabajo
77%
Comer
27%
Mover el cuerpo
44%
Intereses y Relax
60%
Welcome
13%
Dormir
100%

Este Método nos obliga a detenernos un momento y decidir nuestras prioridades..

Si tenemos que trabajar 8 horas al día, significa que las horas de actividad para Mover el cuerpo, quizá de 3 pasen a ser 2 y que las horas dedicadas a Intereses y Relax serán 2 en lugar de 4.

Pero aún así, poder dedicar dos horas al día a nosotros mismos, a nuestros intereses o al simple ocio sigue siendo un buen logro para cualquiera.

Y si alguien ha comprobado que no necesita 8 horas de sueño, y durmiendo 6 horas se siente más descansad* al despertar, entonces puede reducirlas y dar más espacio a otro punto del Método 8.16..

Y si una mamá trabajadora quiere aplicar este Método, además de las 8 horas de sueño y las 8 horas de trabajo, tendría 8 horas al día para organizarse con sus propias prioridades, jugando con sus hijos (una hora de Mover el cuerpo) siguiendo una pasión (dos horas de Intereses y Relax) limpiando la casa (otra hora de Mover el cuerpo) preparando la cena (en un ratito ayudándose con los meal prep que hace una vez a la semana) y cenando con toda la familia (una hora tranquilamente).

Creo que este Método sea adecuado para todo el mundo. Para todos los que quieran hacer un cambio consciente para mejorar su estilo de vida. Y a quienes les resulte imposible aplicarlo, significa que realmente lo necesitan. Porque el tiempo es lo único que realmente poseemos. Y debemos aprovecharlo al máximo.

Antes de poner en práctica el Método 8.16, se puede empezar por escribir una lista de prioridades y cosas que nos gustaría hacer cada día. A continuación, haz un esquema y pruébalo durante dos días. Al tercer día, puedes hacer cambios (quizás de Welcome, media hora te baste) y ajustas el esquema, haciendo que el Método 8.16 sea realmente tuyo.

Luego continúe otros cinco días y haga otros cambios si es necesario. Hasta que consigas un patrón diario típico, hecho a tu medida, que sea realmente sostenible en el tiempo.

Sin embargo, es importante respetar todas las Voces y dedicar a cada una el tiempo que consideremos oportuno. Al hacerlo, optimizaremos el tiempo de nuestros días sin sentir que perdemos el tiempo, o que no tenemos tiempo suficiente, y sobre todo sin sentirnos culpables por lo que podríamos o deberíamos haber hecho.

Las Voces del Método 8.16 son:

Trabajo  …. horas

Comer …. horas

Mover el cuerpo …. horas

Intereses y Relax…. horas

Welcome …. horas

Dormir …. horas

¿Y qué pasa con las acciones que no entran en ningúna Voz? ¿Como ir de compras? ¿O llevar a los niños al colegio? Siempre hay una hora extra de margen que se puede aprovechar o hacer que entre dentro de una de las Voces. Tal vez la compra se pueda hacer en la tienda de al lado y tú puedas ir en bici, ¡para Mover el cuerpo!) Para todo hay remedio, y muchas soluciones y alternativas.


"El tiempo es una excusa. Cuando amas algo encuentras el tiempo".

Dacia Maraini