¿Sabes por qué no podemos encontrar la Felicidad?

Porque creemos que sea un sentimiento, una respuesta emocional e intangible a algo que estamos esperando y que ojalá llegue tarde o temprano. Seré feliz cuando tenga estabilidad con un trabajo mejor. O cuando sienta mariposas en el estómago con la persona adecuada.

¿Quieres saber, en cambio, qué es la Felicidad? Es el resultado de nuestras acciones. La Felicidad está más cerca de lo que hacemos que de lo que sentimos. Ahora piensa en tu día a día. ¿Cuántas horas de tu rutina diaria están hechas de acciones que aportan Felicidad? Pocas, ¿verdad? El problema es que estamos convencidos de que no tenemos tiempo. Y sentimos que no tenemos energía. Y esto nos lleva a estar insatisfechos con nuestras vidas.

Sin Tiempo

¿Cuántas veces has pensado que no tienes tiempo suficiente? ¿Que te gustaría tener una jornada de 32 horas? ¿Y sientes que nunca paras pero que aún así no puedes hacer todo lo que te gustaría?

Sin Energía

¿Eres un* que se siente siempre sin energía? ¿Le cuesta conciliar el sueño y está deseando que llegue el fin de semana para dormir hasta tarde, pero por una razón u otra nunca lo consigue?

Sin Satisfacción

Il tuo motto é Mai ‘na gioia? ¿Tus días se repiten en bucle y no distingues el martes del jueves? ¿Tienes la sensación de revivir la misma semana una y otra vez, y pasan los meses y sientes que estás estancad* en el mismo sitio?

Si te has reconocid*, tengo una solución para ti

Te contaré una historia:

Imagina que de niñ* te regalaran un coche supertecnológico que podía hablar, pensar y llevarte a donde quisieras. Inmediatamente se convertirían en mejores amigos y pasarían momentos maravillosos juntos.

Al cabo de unos años, sin embargo, dejaste de jugar con él porque ya no teníais mucho en común y casi nunca estabas de acuerdo con sus ideas. Entonces, el coche se quedó aparcado o dando vuelta en círculo porque no tenía conductor. Y el conductor, sin vehículo, no pudo llegar a los sitios a los que quería ir.

La verdad es que NOSOTROS somos el coche, no el conductor. Como máquina podemos hablar, pensar y movernos de forma autónoma, pero sin conductor nos falta el conductor, que tiene una visión más amplia y nos lleva a donde queremos ir. ¿Y quién es el conductor? No, no es Dios. Es nuestra Conciencia. También conocida como Alma, Espíritu, Doble Cuántico, etc., y no es nada más que nuestro Piloto.

Da bambini facevamo quello che ci piaceva fare. Eravamo noi stessi, non avevamo paura di sbagliare ed ogni giorno era una nuova avventura.
Il nostro compito è quello di far rientrare il Conducente dentro la nostra Macchina (che è il magnifico corpo di cui siamo stati dotati)
¿Cuál es nuestra tarea entonces?

Traer de vuelta al conductor a nuestra Máquina (que es el magnífico cuerpo que tenemos) escucharle y restablecer el rumbo.

De niños, hasta los 6-7 años, eso era exactamente lo que hacíamos, sin ningún esfuerzo. Hacíamos lo que nos gustaba. Éramos nosotros mismos, no teníamos miedo a equivocarnos y cada día era una nueva aventura.

Y esta bella metáfora del escritor y conferenciante español Emilio Carrillo es la teoría. Pero, ¿cómo aplicarla a la vida cotidiana?

Se me ocurrió un Método que es la solución para gestionar nuestro tiempo, cuidarnos y volver a poner el Conductor en nuestro Coche como cuando éramos niños.

Un método práctico que revoluciona nuestros días y nos permite experimentar la Felicidad.
Es accesible a todos y no tiene precio de compra. Simplemente se aplica.

Lo he llamado Método 8.16.

Soy Operadora holística

Últimos artículos

Reflexiones personales, posts, vídeos y otras cosas que quiera compartir

Felicidad desconicida

Estamos convencidos de que la felicidad es un sentimiento, una respuesta emocional a algo que ahora no tenemos. Seré feliz cuando tenga estabilidad con un trabajo mejor. O cuando sienta mariposas en el estómago con Seguir leyendo…

Matemáticas Ancestrales

Para nacer, cada uno de nosotros necesitó: 2 padres 4 abuelos 8 bisabuelos 16 tatarabuelos 32 tatara-tatara-abuelos (1ª generación) 64 tatara-tatara-abuelos (2ª generación) 128 tatara-tatara-abuelos (3ª generación) Seguir leyendo…